Estudio de un caso real

El vídeo ayuda a explicar los conceptos más abstractos del software

El valor de nuestro software se mide por todos los logros importantes que nuestros clientes consiguen con él. El vídeo nos permite contar sus historias.
Bill MarriottSr. Director of Video Communications and New Media, SAS

SAS utiliza vídeos para documentar el potencial de los datos

Desde su fundación en 1976, SAS comprendió que, para dar a conocer el valor y la capacidad de su software de análisis, su estrategia de marketing debía ser igual de innovadora que el software que desarrollaba. Conscientes de que el vídeo es la herramienta ideal para transmitir los conceptos del software de SAS, sus directivos decidieron apostar por él desde el principio. En la actualidad, la empresa utiliza el vídeo en todos los ámbitos de su negocio. Tanto para uso interno como para su difusión pública, el vídeo se ha convertido en una herramienta esencial para informar, explicar y persuadir tanto a clientes como a interesados, así como para concienciar sobre el valor del software de SAS.

Presentación

“El software es un producto intangible”, explica Bill Marriott -director de comunicaciones de vídeo y nuevos medios de SAS-, “pero los beneficios que aporta son muy reales. Los vídeos reflejan cómo y en qué medida los sistemas de gestión y análisis de datos influyen en la vida de las personas”.

Radicada en Cary (Carolina del Norte, EE. UU.), SAS es la empresa líder en análisis de datos a nivel mundial. Sus innovadores servicios y productos de software de análisis, gestión de datos e inteligencia empresarial ayudan a sus clientes en más de 80.000 centros de trabajo de todo el mundo para tomar decisiones mejores y en menos tiempo.

SAS utiliza el vídeo para comunicarse con una gran variedad de audiencias, desde usuarios y clientes potenciales hasta empleados y analistas. Al principio, utilizaba el vídeo principalmente como herramienta para la formación de sus clientes, pero pronto se dio cuenta del enorme potencial del vídeo para sus campañas de marketing y ventas. Solo el año pasado, su equipo de producción de vídeo, compuesto por 40 empleados, produjo más de 1.200 vídeos con una duración de entre 10 segundos y 1 hora. Ahora, el vídeo es un componente omnipresente en las actividades comerciales de SAS.

SAS suele crear tres tipos de vídeos para cada solución de software

Vídeo general: se trata de un vídeo de corta duración que describe qué pueden hacer los clientes con el software y qué distingue a ese software de otros productos.
Vídeos de referencia: ilustran la forma en que otros clientes utilizan el software de SAS con gran éxito y presentan los resultados obtenidos.
Demos: son vídeos que muestran el software en acción.
“Lo interesante del vídeo es que evoluciona tecnológicamente al mismo ritmo que los contenidos que reproduce”, afirma Marriott.

El vídeo acaba con las distancias geográficas al permitir que, por ejemplo, un equipo de ventas incorpore a su consejero delegado en reuniones de ventas clave. En determinadas situaciones, un mensaje personal del consejero delegado sirva para hacer ver al cliente potencial que su negocio es importante al más alto nivel. Con vídeos de este tipo, SAS ha conseguido cerrar contratos en todo el mundo.

Recientemente, la división de SAS en Oriente Medio consiguió una interesante perspectiva de contrato y quiso incluir en su presentación un mensaje personal del consejero delegado. Aunque la petición correspondiente llegó a la sede central de Cary durante un fin de semana, el equipo se puso en marcha inmediatamente: redactó el guion el lunes, grabó el vídeo el martes y lo envió a la oficina comercial de Oriente Medio ese mismo día. SAS consiguió el contrato. “El vídeo causó el efecto deseado”, explica Marriott. “Les impresionó que nuestro consejero delegado interviniese personalmente”.

Uso del vídeo para transmitir los valores de la marca

SAS está potenciando el uso del vídeo para promocionar la marca de la empresa y popularizar tanto su cultura empresarial como sus valores. “En cuanto un espectador establece un vínculo emocional con nuestra empresa y nuestra marca, quiere hacer negocios con nosotros”, afirma Marriott.

¿Cómo se crea un vínculo emocional con datos y análisis? Uno de los vídeos más recientes explica la forma en que el análisis de datos ha facilitado los trabajos de ayuda tras el devastador terremoto de Nepal. En este relato audiovisual, tan potente como visualmente atractivo, se describe la forma en que la Organización Internacional para las Migraciones (IOM) recurrió a SAS® para identificar, aprovisionar y distribuir los recursos que tanto necesitaban las 45.000 familias repartidas en 200 campamentos.

En una carrera contrarreloj por la proximidad de la estación de los monzones, la OIM tenia que localizar una cantidad sin precedentes de chapas metálicas. Gracias al sistema de análisis de SAS, la OIM no solo consiguió calcular la cantidad necesaria de chapas metálicas, sino también averiguar qué países las fabricaban, qué cantidades tenían disponibles y en qué plazo podrían entregarlas.

“El ejemplo de Nepal muestra la orientación que SAS quiere dar a sus vídeos. El valor de nuestro software se mide por todos los logros importantes que nuestros clientes consiguen con él”, afirma Marriott. “El vídeo nos permite contar sus historias”.

Anticipar el comportamiento de los clientes potenciales

Marriott señala que en la actualidad todos los contenidos se publican en internet. “Cada día, nuestro sitio web recibe visitas de personas en las diferentes etapas del ciclo comercial. Son personas de todas las edades y de muy diferentes sectores. Como no sabemos cuáles serán sus siguientes pasos, para mantener su atención necesitamos disponer de vídeos específicos para cada etapa del ciclo comercial”.

Marriott añade que el vídeo se utiliza cada vez más profusamente. Los usuarios quieren poder acceder desde cualquier lugar y según sus propias necesidades. “Como productores, debemos desarrollar una amplia variedad de vídeos, intentando prever dónde se van a ver y quién los va a ver”, prosigue Marriott.

Este aspecto es uno de los principales motivos por los que SAS se decantó por la plataforma Video Cloud de Brightcove. A través de la plataforma de Brightcove, SAS puede difundir vídeos desde la nube en cualquier momento, a cualquier lugar del mundo y a los dispositivos que emplee su audiencia. Además, SAS se mantiene permanentemente al día en cuanto a nuevas tecnologías. “Gracias a Brightcove, podemos centrarnos en desarrollar contenidos útiles de gran valor. Nosotros solo tenemos que subir una codificación de alta calidad. Brightcove se encarga de detectar todos los dispositivos en los que se reproduce y asigna los algoritmos de codificación correspondientes. Como nosotros, Brightcove es una empresa que mira al futuro, y que nos permitirá estar preparados para las nuevas tecnologías que vayan apareciendo”.